0 Producto(s) - 0,00 €

Artículo(s) añadidos recientemente

No tiene artículos en su carrito de compras.
Comparar 0 Producto(s)
No tiene artículos para comparar.
Revestimiento paredes

Revestimiento paredes mármol

Revistiendo las paredes de tu baño en mármol lograrás un nivel de elegancia superior. Para ello utiliza estos revestimientos de pared fabricados en resina que simulan a la perfección el mármol natural crema, blanco y negro. El acabado en gelcoat que se le aplica a la capa más superficial le proporciona una protección adicional ante ralladuras y humedades.

3 Artículo(s)

Revestimiento baños Duplach Mármol Crema

73,18 € (-18,29 €)
Precio Especial 54,89 €

Revestimiento paredes baño Duplach Mármol Negro

73,18 € (-18,29 €)
Precio Especial 54,89 €

Revestimiento para baños Duplach Mármol Blanco

73,18 € (-18,29 €)
Precio Especial 54,89 €
3 Artículo(s)

Medidas del revestimiento de mármol

Con la amplia variedad de medidas disponibles podrás cubrir las paredes interiores que necesites de tu ducha. El revestimiento comenzará en el marco del plato de ducha y lo podrás extender hasta la altura que consideres oportuna.

Hay clientes que optan por crear únicamente un faldón inferior de unos 50 o 60 cm., mientras que otros consideran mejor ampliar el revestimiento hasta una altura al nivel de la mampara 190-200cm., o incluso hasta el techo. No hay una opción mejor que otra, la decisión va ligada a los gustos estéticos de cada cliente.

Para completar toda la superficie es posible que necesites hacerlo con varias piezas. Una vez cortadas a la medida correspondiente se pegarán con el adhesivo especial. Luego deberás rejuntar y sellar las juntas para que quede uniforme y no se filtren humedades. Esto no supone ningún problema para el profesional que te haga el montaje.

Higiénico y de fácil limpieza

El material con el que se fabrican los revestimientos es sintético, con resinas endurecidas, al igual que se utilizan en la fabricación de platos de ducha. Este tipo de materiales son ideales para utilizarlos en zonas húmedas como cuartos de baño y aseos. Es un material higiénico que nos permite la aparición de moho, protegiendo también de posibles gérmenes.

Para su limpieza, podemos utilizar agua clara y una bayeta. También podemos ayudarnos con algún producto de limpieza no abrasivo.